3 rituales para ser más feliz que tienes que empezar a hacer con el año nuevo

A parte de tu listado de nuevos propósitos y de tu planificador para organizarlo todo, existen 3 cosas que puedes hacer para que el año nuevo que comienza sea tan especial como tú quieres. Son cosas sencillas, que no te van a llevar mucho tiempo, pero que te van a aportar mucho.

Como explica Elsa Punset en este vídeo, nuestro cerebro está más preparado para almacenar los episodios negativos que los positivos. Así que vamos a enseñarle a guardar en nuestra memoria a largo plazo los recuerdos y pensamientos positivos con 3 sencillos gestos que nos van a ayudar a ser un poquito más felices.

1. Frasco de la felicidad o de la gratitud

Empieza el año nuevo cogiendo un tarro vacío que tengas por ahí y decóralo bonito.  Consigue una libreta de Post-it pequeña, y pégala en la tapa. Al lado, ten siempre un boli.

Escribe, todos los días, al menos 1 cosa que te haya hecho feliz: una sonrisa, un logro tuyo, un detalle de alguien contigo, un pensamiento positivo, una actitud positiva… ¡lo que sea!

Y mételo en el tarro de la felicidad.

Repite esta operación durante al menos 6 meses. Tras este tiempo, empieza a leer de vez en cuando lo que ya has escrito. Te dará un subidón de energía positiva, sobre todo en los momentos más flojitos.

Y no pares de incluir nuevos momentos de felicidad. A finales de año, reserva un día para recordar todo lo que te ha hecho feliz.

¡Tarro familiar!

Y si vives en pareja y/o familia, o con amigas. ¡No dudéis en hacer un tarro familiar! Utilizar Post-it de diferentes colores para cada uno.

Unanamamanovata.com

Será una forma de crear un ambiente más positivo en casa, fomentar la comunicación  y a los más peques, le enseñarás a ser agradecidos y a aprender a recordar y a valorar los buenos momentos.

2. La pizarra limpia

Tu pizarra limpia.

Imagínate que tu cerebro es una gran pizarra, llena de pensamientos y emociones: positivas y negativas. Como ya hemos dicho, las negativas las asimila y recuerda mejor.  Y aunque son necesarias, en exceso nos debilitan. Para evitar que sean las que más peso tengan y que nos hagan empezar el día con menos energía haz una cosa: escúchate y apunta al menos 3 pensamientos o emociones negativas que te ronden nada más despertarte.

Después, táchalas. En tu cerebro también. Y empieza tu día con un peso menos.

3. 1 minuto para meditar y resetear

Desde hace unos años, meditar se ha puesto de moda. La gente que lo practica coincide en lo beneficioso que es, pero ponerlo en práctica no siempre nos parece viable.

Pero piensa una cosa: ¿no te gustaría sentirte bien, tranquilo, en calma… cuando tú quieras? Pues es lo que logras con la meditación y con esta técnica, solo necesitas un minuto, para empezar. Pero si practicas, tan solo necesitarás un segundo.

Tranquilo/a si al principio no lo consigues al 100%, es cuestión de práctica. Intenta reservar al menos 1 minuto al día para hacerlo. Busca un lugar tranquilo donde no te interrumpan y céntrate en tu respiración.

Empezar el año con nuevos propósitos es buena señal. Pero que no te arrastren, ni te estresen. Recuerda que lo importante es disfrutar de cada día del año, valorando lo que tenemos y cuidando lo que nos hace feliz. Y para eso no se necesita mucho.

Comentarios