Las grandes cocineras de la historia

La cocina, el diseño textil, el cuidado de los enfermos… hay profesiones que a lo largo de la historia han sido realizadas mayoritariamente por mujeres pero que generan una curiosa paradoja. A pesar de ser sectores profesionales “femeninos” los nombres propios destacados de los profesionales de dicho sector son siempre masculinos. Este hecho es muy evidente en la cocina, aunque las encargadas de la cocina en todas las casas son mujeres y a pesar de que son ellas las responsables de la mayoría de las cocinas de bares y restaurantes… son solo hombres los que recordamos como grandes cocineros.

La historia, reflejo de la sociedad y sus principios, ha dado un trato muy injusto a las mujeres en este y otros muchos sectores. ¿A caso no hay o ha habido grandes cocineras? La respuesta es bastante obvia, SI. Grandes cocineras, en femenino, han destacado por ser innovadoras, detallistas, resolutivas y grandes profesionales. Desde DisfrutaBox queremos poner nuestro granito de arena por el cambio y hacer un poco de justicia histórica poniendo nombre a algunas de las cocineras más destacadas del último siglo. 

01 Eugénie Brazier (1895 – 1977)

Si categorizamos la valía de un cocinero por el número de Estrellas Michelín que ha conseguido, Eugénie debería ser conocida en todo el mundo. Fue la primera mujer en conseguir una Estrella Michelín y llegó a tener hasta 6 a la vez con dos restaurantes de cocina tradicional.

Esta cocinera francesa destacó por encima de todos sus compañeros llevando a lo más alto a la gastronomía tradicional. De origen humilde, se dedicó a la cocina por pasión y luchó insistentemente hasta lograr sus sueños.

02 – Marie Bourgeois ( 1870 – 1937) 

Marie Bourgeois es otra de las pocas mujeres en conseguir las preciadas 3 estrellas Michelín. Lo hizo en el restaurante que abrió con su marido en Priay (Francia) en la década de los años 20. Además, fue la primera mujer en conseguir el exclusivo premio que otorgaba el club de cocineros “Club de Cent”, formado íntegramente por hombres.

Tanto Eugénie como Marie sirvieron de inspiración a otras muchas mujeres que dejaron de trabajar para familias ricas en sus casas y montaron sus propios negocios. 

03 Marguerite Bise ( 1989 – 1965 ) 

La tercera en la lista en conseguir las 3 estrellas Michelín es Marguerite Bise con el Hotel L’Auberge du Père Bise (Aún existe gestionado por la nieta de Marguerite). En 1928 heredó la propiedad junto a su marido y decidieron llevar la gestión entre los dos. Ella se encargó de la cocina consiguiendo gran fama y prestigio para su hotel.

04 Nicolasa Pradera ( 1870 – 1959) 

De Francia saltamos los Pirineos hasta el País Vasco para encontrar a Nicolasa Pradera. Esta cocinera vasca consiguió hacerse un hueco en la gastronomía mundial llevando a lo más alto las recetas tradicionales vascas.

Trabajó durante más de 20 años como cocinera en el Palacio Patrokua. Se casó con un gran cocinero de San Sebastían y en 1912 abrieron un restaurante en la ciudad al que llamaron Casa Nicolasa. Allí estuvieron muchos años hasta que pasada la Guerra Civil decidieron trasladarse con toda su familia hasta Madrid. En la capital abrieron el restaurante de comida vasca “La Nicolasa” que aún se puede visitar aunque ya no está gestionado por la familia.

Aunque, sin duda, por lo que más conocida es Nicolasa es por su libro, que llegó a convertirse en Best-Seller “La cocina de Nicolasa”, reeditado una y otra vez.

05 Carme Ruscalleda ( 1952)

La familia de Carme Ruscadella regentaba una charcutería, lugar en el que se crió y comenzó su relación con la cocina. En 1988 ella y su marido decidieron dejar el pequeño negocio del que se hacían cargo y abrir por su cuenta un restaurante.

El Sant Pau, como llamaron al restaurante, consiguió su primera estrella michelín al tercer año de apertura. Desde entonces Carme ha cultivado numerosos premios en los distintos restaurantes que han ido abriendo que, entre todos, reúnen hasta siete estrellas.

En la actualidad es la cocinera con más estrellas michelín del mundo.

06 Nadia Santini ( 1970) 

La tradición familiar llevó a Nadia Santini y su marido a hacerse cargo del restaurante Dal Pescatore, situado en un pequeño pueblo del centro de Italia y abierto en 1925.

Desde mediados de los 70 Nadia Santini se encuentra tras los fogones DE Dal Pescatore y en los 90 consiguió las preciadas tres estrellas Michelín para su restaurante siendo la primera mujer italiana en lograrlo. Desde entonces ha sido merecedora de numerosos premios internacionales y es reconocida en todo el mundo como una de las mujeres cocineras más inspiradoras.

07 Margaret Powell ( 1907 – 1984) 

Aunque fue cocinera, esta mujer es conocida por su faceta como escritora del best-seller “En el piso de abajo”, en el que narra sus experiencias como trabajadora de una casa inglesa en los años 20.

Comenzó a trabajar con tan solo 15 años como ayudante de cocina y en su libro cuenta perfectamente las duras situaciones que sufrió como empleada doméstica. Las diferencias de clase, la injusticia, la falta de respeto de los señores de la casa…

Su libro sirvió de inspiración para la serie Downtwn Abbey.

08 Julia Child ( 1912 – 2004) 

Y para terminar saltamos el charco para conocer a Julia Child, una de las caras televisivas más populares de los años 60 a los 80 en Estados Unidos. Aunque su formación fue de un campo completamente diferente, Julia Child acabó en el campo de la cocina gracias a su marido, que la animó a estudiar en la escuela Le Cordon Bleu. Allí conoció a dos cocineras y entre las tres publicaron el libro “Mastering the Art of French Cooking”, destinado al público estadounidense y que recogía la tradición gastronómica francesa.

Gracias a él y su repercusión en los medios de comunicación, una televisión de Bostón se fijó en Julia durante una entrevista en la que estaba haciendo una tortilla, y le ofreció un programa de cocina que estuvo en antena durante una década.

Os dejamos un vídeo con los mejores momentos.

Aunque no están todas, como veis, aunque nadie hable de ellas, en la historia ha habido y hay grandes cocineras y es hora de ponerles nombre.

Comentarios