Descubre por qué el Comercio Justo ha hecho de este mundo, un lugar mejor

¿Te imaginas comprar una deliciosa tableta de chocolate, mejor dicho, el Mejor Chocolate del Mundo, y que eso signifique mejorar un poquito la sociedad y ayudar a los más desfavorecidos? Pues es posible, gracias al Comercio Justo, un sistema comercial que rompe los moldes para luchar contra la pobreza y por el respeto de los Derechos Humanos.

“El Comercio Justo es un sistema comercial basado en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores/as y trabajadores/as desfavorecidos, especialmente en el sur. “.

Así define la comunidad internacional este movimiento que persigue mejorar nuestro mundo y cambiar las reglas del comercio internacional.

Y lo hacen basándose en estos 10 pilares:

  1. Crear oportunidades para productores desfavorecidos.
  2. Condiciones laborales y salarios adecuados que les permitan vivir con dignidad.
  3. NO explotación laboral infantil ni trabajo forzoso.
  4. Igualdad entre hombres y mujeres, tanto en el trato como en la retribución económica. Y libertad de asociación.
  5. Respeto al medio ambiente.
  6. Transparencia, responsabilidad y rendición de cuentas.
  7. Desarrollo de las capacidades de los productores, para fomentar su independencia y el acceso a los nuevos mercados.
  8. Promoción del comercio justo.
  9. Pago de un precio justo por los productos y servicios que proporciona.
  10. Relaciones comerciales basadas en la solidaridad, la confianza y el respeto mutuo.

Y respeto también a la idiosincrasia de los pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos básicos.

wfto-la.org

¿Quiénes son los principales actores de este movimiento?

ONGs como la Fundación Copade, que se fundó en 1998 de mano de Javier Fernández y Aurora Fernández, pensando que otro mundo era posible y que todos tenemos nuestra responsabilidad en propiciar este cambio.

Nadie sobra en esta labor de transformación de nuestra realidad.

Trabajan con empresas, instituciones, cooperativas, ONGs… con el objetivo de lograr un Comercio Justo, responsable y equitativo, que permita el acceso a los mercados a productores de países empobrecidos, para que sean ellos los protagonistas de su propio desarrollo.

Y lo hacen a través de varias acciones que implican a todos estos actores para conseguir mejores resultados en cada actividad que desarrollan.

¿Y que puedes hacer tú?

Son muchas cosas las que puedes hacer : puedes donar, hacerte socio/a, implicar a tu empresa, convertirte en voluntario o colaborador de ONGs como Copade…

Pero ¿sabes cuál es la más sencilla? Comprar productos de Comercio Justo. ¿Cómo? Pues hay tiendas por toda España, también online, y supermercados que los venden.

Copade es una de las muchísimas organizaciones del mundo que participan en el este movimiento, global y a través de su Tienda Online podemos acceder, sin esfuerzo, a productos de alimentación y artesanía que de otra manera no conoceríamos. Permitiéndonos así, realizar un consumo sostenible, de forma cómoda y con la garantía no solo de calidad, sostenibilidad y respeto, también de un precio justo. Que finalmente se convertirá en una gran ayuda para las personas que están detrás de esos productos, empresas y cooperativas que con tanto esfuerzo están sacando su trabajo adelante.

La variedad de productos de la tienda online de Copade, no solo es mucha, sino que además en ella prima la calidad. No en vano cuenta con Pacari, reconocido como el mejor chocolate en barra del mundo por los prestigiosos premios Internacional Chocolate Awards.

Pacari, un ejemplo de Comercio Justo

El chocolate Pacari, y sobre todo, el trabajo que hay detrás de este producto, es la mejor forma que se nos ocurre para que veas como se ponen en práctica, de forma exitosa, los 10 pilares del Comercio Justo.

Gracias a este chocolate, muchas cooperativas y familias viven en Ecuador dignamente desde 2002,  año en el que Santiago Peralta, puso en marcha esta empresa familiar. Hoy, el número de familias ascienden a más de 3.200.

En Ecuador, más de 100.000 familias trabajan el cacao, ocupando el 7º puesto en el ranking mundial de productores de cacao, pero cuando Santiago decidió apostar por esta materia prima, estaba tan devaluado el producto que suponía todo un riesgo. Y más si tenemos en cuenta que para este empresario, su principal objetivo “era poner al agricultor en el primer sitio… Ellos son la base de toda la cadena”.

Santiago Peralta, foto de Expansión.com

Originario de Cuenca (Ecuador), Santiago tuvo contacto con el mundo agrícola desde pequeño, y su padre, ecologista también, le transmitió el amor y respeto por la naturaleza. Así que, no solo empezó pagando el doble a cada campesino que trabajara para él, sino que se comprometió a elaborar un producto orgánico, biodinámico y sin pesticidas,  que también respetara el medio ambiente. Y que tuviera un sabor único que pudiera competir con las mejores marcas internacionales.

Desde el primer momento, sus chocolates se hicieron famosos por su absoluta exquisitez. Hoy, 15 años después, los chocolates Pacari han recibido más de 200 premios, ha sido declarado El Mejor Chocolate del Mundo y está presente en 42 países, entre ellos Suiza, Bélgica, Francia, Italia, España, Argentina y Estados Unidos… donde hasta la mismísima Oprah Winfrey ha mostrado su devoción por él.

En España empezó vendiéndose en El Corte Inglés, y hoy ya se puede encontrar en Ulabox, y Copade, que es el distribuidor oficial. Solo durante los primeros 6 meses del año, se han vendido 64.500 barras, pero las aspiraciones de Santiago siguen siendo altas y sobre todo, comprometidas. Porque no solo quiere ampliar los horizontes de su negocio, sin que se propone salvar el 10% del banco genético de las variedades mundiales del cacao y seguir potenciando la gastronomía ecuatoriana. Manteniendo en el camino valores del comercio justo: respeto, transparencia y sostenibilidad.

Para ello, Santiago trabaja con agricultores de diferentes regiones que aportan diferentes aromas y sabores a sus productos, convirtiéndolo en un chocolate único.

Expansión.com

Y no solo en DisfrutaBox nos hemos rendido a los pies del mejor chocolate del mundo. Grandes expertos del sabor como Arzak, Eneko Atxa y otros cocineros internacionales como Susumo Koyama, han sucumbido a sus encantos y a la enorme calidad de un producto comprometido, y elaborado desde un respeto absoluto al ser humano, a la naturaleza y al cacao.

Y es que, de eso se trata el Comercio Justo, un movimiento en alza que lleva desde los años 40-50 haciendo de este mundo, un poquito mejor, implicando a todos los actores sociales: desde las ONGs que involucran a empresas, instituciones y personas, hasta el consumidor final que aporta su granito de arena comprando los productos de familias, cooperativas y empresas que pueden, de este modo, ofrecer al mundo su trabajo con dignidad.

¿Y tú? ¿Qué opinas del Comercio Justo? Déjanos tus comentarios aquí, en Facebook y en Instagram.

Fuentes: CopadeComerciojusto.org, Guía de Intermon Oxfam, El País, Expansión, WFTO.

Comentarios