La dolorosa carta de un padre trabajólico cuyo hijo murió mientras él estaba en una reunión

Un empresario estadounidense reflexionó en sus redes sociales sobre lo importante que es pasar tiempo con tus hijos y saber conciliar trabajo y familia. Lo hizo después de que su hijo de 8 años muriera mientras él se encontraba en una reunión de trabajo, por lo que solo pudo llegar cuando su hijo perdiera la vida y poco más pudo hacer. Aprovechó el doloroso momento para lanzar una reflexión que hará replatearse las cosas a más de uno.

Se trata del empresario J. R. Storment, fundador de la compañía Cloudability. Storment lleva más de 20 años metido en el abosrbente mundo de los negocios, invirtiendo gran parte de su tiempo en su trabajo. Pero todo cambió cuando falleció de manera repentina su hijo de 8 años. En el momento de la muerte, J. R. se encontraba en una reunión de trabajo.

Su mujer se lo comunicó por teléfono (tenían hablado que, cuando en horario laboral uno de los dos llamase, era por algo importante). El empresario llegó varios minutos después del fallecimiento. Unos días después, aprovechó su perfil de Linkedin para escribir una larga reflexión acerca de lo vivido, de la familia y de la dedicación al trabajo.

“Estaba sentado en la sala de reuniones con 12 personas más. Mi esposa y yo tenemos un acuerdo: cuando uno de los dos llama, el otro responde. Así que me levanté y salí inmediatamente”, empezó en su texto de Linkedin.

“Le dije: ‘Hola, ¿qué pasa?’. Respondió enseguida con voz helada: ‘Wiley ha muerto» en ese momento asegura que rápidamente se fue a su casa: «Llegué 12 minutos después y estaba lleno de vehículos de emergencia. Media docena de policías me bloquearon el paso. Cuando un niño muere repentinamente, se convierte en una potencial escena del crimen”, prosiguó.

“Estaba tumbado en su cama, tapado y parecía dormir tranquilo. Puse la mano en el cristal y ya no aguanté más» relató y agregó: «Me quedé unos 30 minutos a su lado y le acaricié el pelo antes de que vinieran con una camilla para llevárselo. Salí con él, sosteniendo su mano y su frente a través de la bolsa para cadáveres”.

«Muchos han preguntado qué pueden hacer para ayudar. Abraza a tus hijos. No trabajes demasiado tarde. Te arrepentirás una vez que ya no tengas tiempo. Supongo que tienes reuniones con muchas personas con las que trabajas. ¿Las tienes regularmente programados con sus hijos? Si hay alguna lección que sacar de esto, es recordarles a los demás (y a mí mismo) que no se pierdan las cosas que importan«.

«Mientras estaba sentado escribiendo esta publicación, mi hijo vivo, Oliver, vino a pedir tiempo para la pantalla. En lugar de decir el habitual «no», dejé de escribir y le pregunté si podía jugar con él. Estaba felizmente sorprendido por mi respuesta y nos conectamos de una manera que antes me habría perdido. Las cosas pequeñas importan. Un lado positivo de esta tragedia es la mejora de la relación que tengo con él«.

Fragmento de un diario de Wiley que encontraron sus padres el día después de su muerte.

Nuestra familia ha pasado de tener dos unidades de dos (los padres y los gemelos) a ser ahora un triángulo de tres. Ese es un gran ajuste para una familia que siempre han sido cuatro. La brillante respuesta de Oliver cuando discutimos la forma de nuestra nueva familia: «Pero papá, el triángulo es la forma más fuerte». Por alguna triste y hermosa ironía, Oliver se encontró con tres pares de gemelos de 8 años en nuestro nuevo vecino.

La extensa carta de J. R. Storment nos hará reflexionar sobre el tiempo de calidad que pasamos con nuestros allegados. ¿Qué opináis vosotros?

SUSCRÍBETE A DISFRUTABOX

Comentarios