Lee el contundente discurso de Ana Iris Simón que se ha hecho viral

Ana Iris Simón, la escritora del libro Feria ha dado un contundente discurso sobre la España vaciada que ha llegado a gran parte de los españoles, siendo muy aplaudido y convirtiéndose en viral. Lamentablemente, una gran parte de la sociedad se siente identificada con ella. En él, esta periodista manchega, ha reivindicado los derechos de formar una familia, el acceso a una vivienda y la estabilidad de empleo, tan difíciles de conseguir hoy en día.

«No habrá agenda 2030 ni plan 2050 si en 2021 no hay techo para las placas solares porque no tenemos casas, ni niños que se conecten al wifi porque no tenemos hijos». Así de contundente finalizó la periodista manchega su discurso delante de Pedro Sánchez en La Moncloa el pasado viernes. 

La escritora de 29 años, embarazada de su primer hijo, leyó un discruso en el que se refiere a su generación, esa que vive peor que sus padres y que ya ha sufrido dos crisis económicas.

En este post tienes el vídeo del contundente discurso de Ana Iris Simón y la transcripción al completo. Un aplaudido discurso que tanto está dando de hablar, y que representa a más generaciones que la suya.

La intervención de la escritora tuvo lugar en el marco del Reto Demográfico del documento España 2050 contra la despoblación y en ella mencionó algunos de los problemas que lleva arrastrando España durante muchos años y que tanto está afectando a su generación y a tantas otras: los ERE, la dificultad para tener acceso a una vivienda propia y a un empleo estable, lo difícil que es tener hijos a una edad temprana por falta de recursos… 

Ana Iris dando un discurso sobre la España Vaciada
Foto Europa Press.

Lee el contundente discurso de Ana Iris Simón al completo (transcripción)

‘Es un honor para mi estar hoy con ustedes y tratar la cuestión crucial del reto demográfico. Mi mensaje será muy claro. Me da envidia la vida que tenían mis padres a mi edad’. Así empezaba su discurso Ana Iris. Sigue leyendo porque hemos hecho la transcripción del discurso de Ana Iris Simón completa:

‘Con 29, que es la edad que tengo yo ahora, mis padres tenían una hija de 8 y esperaban su segundo hijo. Vivian en Ontígola, un pequeño pueblo de Toledo de 1.000 habitantes.

Mi madre trabajaba allí de cartera y la oficina estaba en nuestra propia casa, porque a mi edad, mis padres tenían, claro, una hipoteca. También tenían un coche, e incluso una Thermomix que mi madre compró con lo que ahorró dejando de fumar. Pero sobre todo, tenían la certeza de que podrían mantener sus trabajos, a sus hijos y pagar la hipoteca. Y la esperanza de que todo iría a mejor.

Mis padres creían en ese progreso, porque para ellos había sido un hecho.

Lo que ocurrió después lo sabemos todos, el desmantelamiento industrial que España pagó como peaje a Europa, o el vaciamiento de lo que ahora se ha convenido en llamar ‘el rural’.

Convertir nuestro país en ‘El Marina D’Or’ de la Unión Europea, benefició a unos poco y hundió a muchos. Y de eso también va la desigualdad territorial, de quién pudo subirse al carro del sector servicios y el turismo y quién no.

La Aldea Global arruinó la aldea real.

En los 70′ mi abuelo podía mantener 8 hijos con 12 hectáreas de vides. Ahora, mi primo Rubén, que es el único que aún se dedica al campo, se las ve y se las desea para poder sacar adelante a sus tres hijas. Y aún así ,es un afortunado por tener familia, porque la mayoría de los de mi edad no la tienen, señorías.

Muchos se sorprenden de que vaya a ser madre a los 29, porque nuestra media de edad, para el primero, son los 32.

En España hay más madres de 40 años que de 25 y es normal. Tenemos un 40 % de paro juvenil y los salarios de los jóvenes son un 50 % más bajos que en los 80′. Y así, ¿cómo no envidiar la vida de nuestros padres?. ¿Cómo creer en ese progreso en el que ellos confiaban como un horizonte?.

Por eso creo, que cualquier plan demográfico ha de pasar en primer lugar, por fomentar el trabajo y el acceso a la vivienda. Que los jóvenes de pueblo no nos veamos obligados a hacinarnos en ciudades, y se vacíen hasta las capitales de provincia, pasa por revertir lo que nos trajo aquí: por reindustrializar el país, por una regulación inmobiliaria sin medias tintas y por medidas que beneficien nuestros productos frente a los de fuera.

Recuperar, en definitiva, la soberanía perdida frente al capitalismo global y europeo.

Un capitalismo que por cierto, también prefiere importar de fuera la natalidad, en lugar de fomentarla dentro.

No sé a ustedes, señorías, pero a mi se me pone los pelos de punta cada vez que se habla de: necesitar inmigrantes que nos paguen las pensiones, como si las personas fuesen divisas.

Porque emigrar fue un trauma para mi abuelo en los 70′ y para mis amigos en la crisis del 2008. Y porque mientras le pedimos a los inmigrantes que paguen nuestras pensiones, no les estamos permitiendo pagar las de sus padres, ni las de sus abuelos en sus países de origen. Y eso, no se a ustedes, pero a mi me suena a robarles la mano de obra a los que hace siglos les robamos el oro.

Pero lo que más envidio de mis padres a mi edad, era que para ellos, tener hijos, no supuso el salto al vacío que yo siento ahora.

Con 28 años he vivido 3 ERES y mi contrato temporal finaliza 2 días después de la fecha programada para mi primer parto. No tengo coche y no tengo hipoteca, y si no los tengo es porque no puedo.

Así que si realmente necesitamos plantarle cara al reto demográfico, apostemos por las familias, por darles beneficios fiscales, al contrario de lo que se proponía hace unos días. Por ayudas directas a la natalidad y a las escuelas gratuitas de 0 a 3 años en todo el territorio. Porque mi generación pueda quedarse en sus pueblos y no tenga que envidar la vida de sus padres.

Porque está muy bien y es muy necesario ayudar a empresas y emprendedores en sus tareas ecológicas. Y está muy bien ponerle wifis al campo. Pero no habrá agenda 2030 ni plan 2050 si en 2021 no hay techo para placas solares porque no tenemos casas, ni niños que se conecten al wifi porque no tenemos hijos

Ve y escucha el contundente discurso de Ana Iris Simón

¿Qué opinas tu sobre este discurso viral que ha dado la vuelta a España?

SUSCRÍBETE A DISFRUTABOX

Te puede interesar…

Comentarios