Beber agua: la importancia de estar correctamente hidratado

Beber agua es algo que hacemos a diario y un acto al que le prestamos poca atención. Quizá por vivir en un país donde el agua potable es fácil y barato de conseguir.

Pero el agua no solo es necesario para sobrevivir, sino que beber suficiente agua cada día es esencial para que estemos saludables y nos sintamos bien, por dentro y por fuera.

¿Pero cuánto agua hay que beber al día? ¿Y por qué es tan importante? Sigue leyendo y te lo contamos.

Ya sabemos que una alimentación saludable es importante, y que tiene que estar acompañada de actividad física para que nuestro cuerpo funcione mejor. Pero qué pasa con el agua.

No lo pases por alto. El agua es imprescindible para sobrevivir y para poder realizar funciones físicas y cognifivas esenciales.

Un persona puede sobrevivir un mes sin alimentarse, pero poco más de siete días, como máximo, sin beber agua.

Vichy Catalán
beber agua beneficios para la salud
El agua es vida, y nuestro cuerpo es entre un 60-80% agua. Así que es fundamental una buena hidratación, para que nuestro organismo funcione correctamente.

Hay dos formas de que nuestro cuerpo esté hidratado: a través de líquidos y alimentos (como las frutas y las verduras).

Pero ingerir líquidos, no significa hidratarse. O al menos hidratarse correctamente. Y sin embargo, en nuestro día a día, recurrimos a bebidas, comidas e infusiones hidratantes que sustituimos por el agua (de forma consciente o inconsciente).

No hay que renunciar a ellas, obviamente, pero hay que tener en cuenta, que la mejor fuente para hidratar nuestro cuerpo es el agua, por las siguentes razones:

Beber agua: beneficios

El agua es vida. Y no solo compone el 60-80% de nuetro cuerpo… sino que es fundamental para sobrevivir y para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro organismo, por estas razones:

  • Ayuda a hacer la digestión.
  • Mantiene los fluídos corporales.
  • Ayuda a transportar oxígeno por todo el cuerpo.
  • Regula la frecuencia cardiaca y presión arterial.
  • Regula la temperatura corporal.
  • Lubrica articulaciones.
  • Mejora la resistencia de los ligamentos.
  • Mantiene los niveles de acidez en tu cuerpo.
  • Crea saliva.
  • Mantiene los órganos y tejidos sanos.
  • Lleva los nutrientes por todo el organismo.
  • Ayuda a disolver nutrientes y minerales para asimilarlos mejor.
  • Ayuda a expulsar los desechos fuera del cuerpo.
  • Ayuda a la prevención del extreñimiento.
  • Mejora la función renal y que tu hígado, sistema digestivo e inmunológico hagan su trabajo correctamente.
  • Previene las infecciones del tracto urinario al facilitar la eliminación de las bacterias.
  • Retarda los procesos de envejecimiento.
  • Regenera las células de la epidermis.
  • Ayuda a controlar el peso: beber el agua necesaria nos ayudará a sentirnos saciados y a comer menos.
  • Mejora nuestros niveles de concentración y memoria.

Comentarios