Recupera la salud de tu piel y de tu pelo tras el verano

En DisfrutaBox echamos de menos el verano… y mucho… aunque sus efectos en nuestro pelo y en nuestra piel no tanto. Llevamos unos días poniéndonos a punto con una serie de consejos para recuperar al 100% el buen aspecto de nuestra piel y de nuestro cabello y queremos compartirlos contigo.

Durante el verano, ya os dimos una serie de tips para proteger tu pelo del sol durante la época estival, y gracias a ellos, nuestra melena este año sin duda está mucho mejor que en años anteriores.

Pero no está de más darle un extra de hidratación y nutrición para que vuelva a estar al 100% en unos días (en lugar de en unas semanas).

Lo que es fundamental, tanto para que nuestra piel como nuestro cabello estén al 100% es que:

  • Sigamos una alimentación saludable.
  • Tengamos un ritmo de vida saludable.
  • Y nos hidratemos por dentro muy bien.

Una vez dicho esto, vamos a ver qué podemos hacer con nuestro cabello (que aún no hayamos visto)

Cómo cuidar el cabello tras el verano

La vuelta a la rutina, implica volver a unos hábitos saludables que habíamos perdido, no solo en nuestra rutina de belleza, sino en nuestra vida en general. Y volver a seguir estos 7 consejos para cuidar nuestro cabello es un primer paso fundamental, no solo para recuperar su buen aspecto, sino para conservarlo el resto del año.

Una alimentación y estilo de vida saludable, un lavado correcto, el uso de hidratantes y secar y cepillar el pelo de forma correcta son algunos de los tips.

1. Extra de hidratación y nutrición

No solo con un uso más continuado del acondicionador y la mascarilla, sino con tratamientos intensivos que le aporten un extra de hidratación, nutrición y reparación.

Y como hacemos con nuestra piel, este año, para nuestro pelo hemos recurrido también a una de las últimas novedades en el mundo de las “mascarillas”. E Iroha Nature tenía que ir a la cabeza con este producto.

Iroha Nature

Su Mascarilla Sauna Repair consigue resultados de peluquería durareros, gracias al efecto sauna que se produce en el interior y que permite que la mascarilla penetre mejor en la fibra capilar, ayudando a reparar el cabello dañado, encrespado o apagado a través de sus ingredientes activos. Y al estar enriquecida de un complejo de aminoácidos, es altamente hidratante, fortalecedora y proteje el color. Asimismo, también aumentan la temperatura y mejora el riego sanguíneo, mejorando la salud del cuero cabelludo gracias a un complejo de vegetales.

Iroha Nature

Tener resultados profesionales con un producto casero que podemos usar en cualquier momento, y que encima es finalista en los Premios de Belleza Internacionales Pure Beauty Awards, ¡nos encanta!

2. Retrasa el uso de secador y plancha

Todo lo que puedas, y mientras permanezca el buen tiempo, trata de no recurrir en exceso a ellos para evitar resecar más el cabello.

Y si tu pelo está muy mal, y necesitas cuidados más intensivos, sigue nuestro consejo Cómo cuidar tu cabello tras el verano. Mitos y verdades.

¿Qué hago con mi piel?

3. Seguimos los consejos de la AEDV

Nuestra piel, también es una de las grandes sufridoras del verano. Por algo es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y sin duda, el más expuesto.

Como al pelo, le afecta el sol, la sal, el cloro y otros factores externos… provocando manchas, deshidratación, arrugas, flacidez… e incluso brotes de acné en algunos casos.

Y sin duda, uno de los primeros consejos para proteger nuestra piel, es acudir a una revisión dermatológica rutinaria.

En este post, partimos de la idea de que este verano has protegido tu piel debidamente y en todo momento. Si no es así, explora tu cuerpo y acude a tu dermatólogo/a para que observe cualquier cambio que se haya podido producir. La detección precoz es fundamental.

Nosotros seguimos los consejos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) para poner a punto nuestra piel tras el verano:

  1. Continúa utilizando a diario un buen protector solar.
  2. Usa limpiadores suaves que se caractericen por un pH no alcalino y su alta tolerancia.
  3. Hidrata la piel facial mediante la aplicación de productos cosméticos dos veces al día. Cada tipo de piel precisa, según sus características, un hidratante específico.

    Aquí además añadiríamos que lo hagas tras una limpieza exhaustiva, y que además del rostro, hidrates también cuello, escote, manos y pies a menudo.

  4. Elige una buena crema hidratante corporal con componentes “humectantes” que atraigan el agua dentro de la piel y con componentes de efecto oclusivo, que sirvan de barrera, para impedir la pérdida de agua epidérmica.
  5. Aprovecha la noche para tratar la piel según las necesidades o la edad.
  6. En zonas en las que la piel haya sufrido mayor agresión, utiliza cosméticos específicos indicados por tu dermatólogo que contengan antioxidantes como la vitamina C y E.
  7. Utiliza cosméticos con productos queratolíticos a base de ácido retinoico o hidroxiácidos, aplica peelings superficiales o medios realizados por dermatólogos que ayudarán a la salud cutánea de tu piel.

A estos consejos de la AEDV añadiríamos estos 3:

8. Exfolia tu piel

Con un exfoliante apto para tu tipo de piel, elimina células muertas que la permitan renovarse y sobre todo, respirar. Si este paso te lo sueles saltar, intenta durante una temporada volver a hacerlo más a menudo. Recuerda que existen exfoliantes suaves que no irritan y que es un paso que puedes seguir, tengas el tipo de piel que tengas.

9. Aplica una hidratación extra

Como en el caso del pelo, utiliza mascarillas para tu rostro, cuello, pies y manos que devuelvan, a las zonas más afectadas, la hidratación y nutrición perdida. Y hazlo de forma más habitual. Si normalmente te pones mascarillas una vez cada 15 días o al mes, prueba a una vez a la semana.

Giphy.com

10. Sigue los pasos de la rutina coreana

Para nosotros sigue siendo la rutina de belleza más completa, que protege y cuida nuestro rostro a diario, sin necesidad de tener que tomar medidas muy extremas en épocas donde nuestra piel sufre más.

¿Cómo mantengo el bronceado?

Muchas veces, el objetivo tras el verano también es mantener el bronceado lo máximo posible.

La mejor forma de hacerlo es hidratando muy bien la piel, por dentro (bebiendo mucho agua) y por fuera: con tu hidratante favorita.

Evita en este caso exfoliar demasiado y los cosméticos con ácido en sus formulaciones.

En cualquier caso, hay que aceptar que no durará todo el año ese bronceado, así que extiéndelo todo lo que puedas, pero sin descuidar la salud de tu piel, que es más importante.

SUSCRÍBETE A DISFRUTABOX

Comentarios